Mallo de Luna

Mallo de Luna

Desde Los Barrios de Luna, bordeando el pantano, se llega a Mallo. El pueblo mantiene el aspecto sólido que le da la piedra, similar a los otros que forman el municipio.

La iglesia luce buena mampostería de piedra y eleva su espadaña sobre un paisaje hermoso y un pueblo bien cuidado. En el interior del templo destaca un confesionario que es ejemplo de sobresaliente artesanía, con delicados adornos florales de talla calada.

Mallo fue en otros tiempos un lugar importante por su presencia en el recorrido de la Mesta. Cientos de miles de merinas llegaron a pasar por aquí en busca de los frescos pastos de los puertos de verano.
Uno de los elementos más característicos del paisaje de Mallo de Luna son los Mallos, como los nombran en la comarca, un conjunto de bloques calizos alineados que se encuentran inmediatamente al sur de la localidad.

El origen de esta singular disposición se debe a una combinación casi caprichosa de la acción de dos orogenias responsables de las fracturas que individualizaron cada bloque: de la erosión, que elimina con mayor facilidad las rocas menos resistentes y de los arroyos, que han enfatizado la separación entre los bloques. Los Mallos son fácilmente reconocibles desde diversos puntos del valle del Luna. Además, desde el Cuartero (valle en el que se localizan), es posible disfrutar de una magnífica panorámica del valle del Luna. Desde Mallo podemos realizar dos tramos del recorrido de la ruta del Cuartero (de Los Barrios a Mallo y de Mallo al Cuartero). También podemos disfrutar del tramo de la ruta de Lagüelles, de Mallo al Chozo de Cosera.


Mirantes y Miñera de Luna

Tanto Mirantes como Miñera de Luna tienen la categoría de lugar. Pero… ¡qué lugares! En el tiempo de las vacaciones son una de las zonas preferidas por los visitantes
Vega de Caballeros

Situado a orillas del Luna, Vega de Caballeros es el segundo núcleo de población del municipio de Los Barrios de Luna. El pueblo se concentra alrededor
Sagüera de Luna

A Sagüera de Luna se llega desde Mora por una carreterilla estrecha y que en ocasiones parece estrangulada por las peñas y la vegetación. Por el camino podemos ver